“El Comité Nacional de Paro se debe ampliar”: Karen Vanegas sobre el Encuentro Nacional, Sindical, Étnico y Popular

Los días 6 y 7 de diciembre se desarrolló el Encuentro Nacional Sindical, Social, Étnico y Popular en la ciudad de Bogotá. Sus objetivos eran avanzar en la organización y contundencia del actual paro nacional. Karen Vanegas, defensora de derechos humanos y militante de Ciudad en Movimiento, nos habla de los pormenores de estas importantes jornadas.

Durante los días 6 y 7 de diciembre se dieron cita en la Universidad Nacional Sede Bogotá, entre muchas otras, organizaciones de carácter social, sindical, campesino o popular. Allí estuvo usted participando como parte de algunas de estas organizaciones, ¿podría decirnos cuáles eran los motivos de aquel encuentro?

Diferentes organizaciones sociales nos encontramos en la Universidad Nacional Sede Bogotá para desarrollar un espacio que denominamos Encuentro Nacional Sindical, Social, Étnico y Popular. Allí se pretendía generar una serie de acuerdos alrededor del “qué hacer” en el presente paro nacional. Sobre todo deseábamos construir elementos en clave de unidad, y llenar de contenido y de voces el pliego nacional de paro, que cuenta hasta ahora con 13 puntos.

Estos objetivos estuvieron acompañados de la participación de la guardia indígena, la guardia cimarrona, la guardia campesina y, además, de muchísimos sectores sociales, ambientales, populares, barriales que hicieron presencia aquí en la ciudad de Bogotá.

¿Cuáles son las principales conclusiones que arrojaron estos días de trabajo?

Hubo una serie de conclusiones alrededor del papel que juegan los sectores populares, diferentes al sindicalismo, en el Comité Nacional de Paro. Al mismo tiempo, discutimos acerca del rol de nosotras las mujeres y de nuestras exigencias al interior del paro y de ese mismo Comité Nacional de Paro. En esta misma línea de ideas, varios debates se centraron en la importancia de introducir un enfoque de género en los 13 puntos o ejes del pliego.

Se planteó también la idea de ampliar el pliego en puntos como, por ejemplo, los acuerdos de paz. Este tema, se dijo, no puede suscribirse únicamente a una entidad como Defendamos la Paz, es necesario contar con una participación más abundante de la sociedad civil para exigir la reanudación de los diálogos con el Ejército de Liberación Nacional.

Igualmente, los sectores ambientales manifestaron la importancia de ensanchar el punto ambiental, en la medida en que no se trata solo de negociar con algún sector del agro; antes bien, necesitamos una mirada transversal de la crisis ambiental que está sufriendo el país.

Ahora bien, ¿con qué exigencias llegaron a este espacio las organizaciones sociales de las que usted hace parte?

Como Ciudad en Movimiento y Congreso de los Pueblos llegamos al Encuentro con la idea de que son los espacios ampliados y populares los únicos en capacidad de generar los acuerdos y direccionamientos en torno al paro nacional. Solo en los espacios en los que confluyan los sectores sociales y populares se puede decidir el quehacer colectivo, más aún en un momento como estos, en el que el país entero se encuentra en un proceso de movilización constante.

Lo segundo es que siempre optamos por la unidad, y con más razón hoy que nos enfrentamos al enemigo en común del mal gobierno, un gobierno que viene adelantando una cantidad de reformas laborales, pensionales y tributarias, que apuntan al empeoramiento de las condiciones de vida de la población colombiana en general. Bajo este hecho, los sectores populares, obreros, ambientales debemos estar unidos y unidas para resistir a esta embestida neoliberal en contra del campo popular.

Vinimos con la idea, además, de que el Comité Nacional de Paro se debe ampliar para que otros sectores y regiones se vean representados en este espacio. Creemos importante que el Comité se nutra de las voces y visiones que se vienen acercando. Como Ciudad en Movimiento, adicionalmente, queremos hacer énfasis en la imperiosa necesidad de que las mujeres contemos con una participación efectiva en este Comité, mediante vocerías propias.

Por último, pensamos que la próxima asamblea, presupuestada para los días 30 y 31 de enero, debe ser decisoria. Allí tenemos que lograr solucionar las grandes discusiones que nos llevamos de este primer encuentro. Todo esto, en últimas, nos deja la sensación de que el paro nacional hay que seguir construyéndolo.

Finalmente, ¿cuáles son los retos inmediatos en materia de eficacia y contundencia política para los sectores democráticos y populares que adelantan el paro?

Los retos inmediatos están en fortalecer la unidad y generar redes de comunicación efectivas que nos impidan caer en las provocaciones de los medios de comunicación tradicionales. Tenemos que ser capaces de crear nuestra propia información, nuestros propios medios, nuestras propias estrategias para comunicar por qué estamos parando, y los motivos y retos de nuestra movilización.

El otro reto inmediato es la pedagogía, pues los 13 puntos del pliego son de carácter estructural y deben ser analizados y llevados a la gente para ser comprendidos y, sobre todo, para que todos y todas los sintamos como propios. Es necesario reconocer por qué estamos luchando contra una reforma laboral y cuáles son sus impactos en los niveles de vida de los sectores populares; por qué estamos peleando contra una reforma tributaria y sus efectos sobre las clases media y media-baja que, en últimas, son objeto de los impuestos indirectos que el Estado piensa implementar como medida para subsanar crisis fiscales, en lugar de redirigir los tributos, como se debería, hacia las grandes empresas y grandes propietarios. Entonces, necesitamos de mucha pedagogía para hacer entender esto y, de lograrlo, podríamos fortalecer este paro nacional.

Otro tanto tiene que ver con la consciencia que tenemos acerca de los derechos humanos, la protección y cuidado de nuestros compañeros y compañeras, como del resto de la población que se está manifestando, es uno de los mayores retos en un momento en que la represión estatal está a flor de piel. Detenciones arbitrarias masivas empleadas como una forma de amedrentar a las personas que se están movilizando, incluso, cuando estas son defensoras de derechos humanos.

Creo que estos son algunos de los retos que requieren mayor urgencia en su abordaje. Tenemos que prepararnos para un nuevo encuentro nacional, tenemos que seguir agitando la voz, las consignas y permanecer en la convicción de que este paro nacional se mantiene.

BACK TO TOP