Frontera Verde: un policial indígena en el Amazonas creado y protagonizado por mujeres

La tercera producción colombiana para el gigante del streaming sorprende para bien.

Las jóvenes asesinadas con las que empieza la trama, la detective Helena, la eterna Ushë, las Hermanas comandadas por Raquel; y tras de cámaras, la creadora Jenny Ceballos, la directora Laura Mora Ortega (Matar a Jesús -2017- y en TV Los hombres también lloran -2015-), las guionistas Camila Brugrés, María Arias y Natalia Santa. “Esta es una serie de mujeres, y de mujeres poderosas. Pero no sólo por los personajes que estamos interpretando; también detrás de cámaras había todo un equipo de producción donde el trabajo y la visión de la mujer fue fundamental, desde la misma dirección de Laura Mora. Hay una presencia femenina muy importante, pero sin dudas la más importante es la de la selva”, dice Juana Del Río (Helena), y tiene toda la razón: la Frontera, Leticia (la ciudad), la Selva, la Manigua: todo en la serie exuda identidad femenina y fuerza de mujer.

Ushé (Ángela Cano) secundada por Yua (Miguel Dionisio Ramos)
Ushë (Ángela Cano) y Yua (Miguel Dionisio Ramos)

En la ficción algunos varones acompañan como pueden. Tal el caso de Reynaldo (policía originario de la etnia Nai) que secunda a Helena; Yua, igual de eterno pero más vacilante que Ushë (de la etnia Mananuc, víctima de los caucheros), o el canoero brasilero. Otros hacen muy bien el papel de canallas, como el resto de los policías locales y el jefe de la industria del desmonte, de obvias reminiscencias paramilitares. En los equipos de realización, guión y dirección también hay nombres masculinos, el más conocido el de Ciro Guerra (co-director y productor). Es notorio cómo su película El abrazo de la serpiente prolonga su huella hasta Frontera. Aunque, puestos a seguir con la dicotomía: en la multipremiada El abrazo, filmada también en el Amazonas pero en otra región (Vaupés), el protagonismo es masculino… Mejor dicho, más que el protagonismo: toda la película lo es, al punto que –si no me traiciona la memoria– no aparece una sola mujer en las más de dos horas de travesía selvática.

Helena (Juana del Río) y el abuelo Wilson, de la tribu Nai (Antonio Bolívar)
Helena (Juana del Río) y el abuelo Wilson, de la tribu Nai (Antonio Bolívar)

Ahora bien, ¿qué hay en Frontera Verde, además del rol destacado de las mujeres que concibieron y actúan la serie? Bastante más, empezando por el acercamiento respetuoso al universo originario amazónico, verosímil cuando los agentes del Estado se topan con la Guardia Indígena de los Nai, o sobrenatural cuando la trama nos lleva al contacto con tribus “no contactadas” como los Arupani (la etnia de Yua) o los Ya’arikawa. El uso frecuente en la serie del idioma de cada etnia que aparece en pantalla, como el tikuna, en el que se comunican Yua y Ushë y el huitoto que hablan los Nai, sumado al talento y naturalidad de los actores y actrices indígenas que nutren el plantel, logran compenetrarnos en ese otro hábitat tan frondoso en flora y fauna como en sentidos culturales desconocidos para la gran mayoría de telespectadores via streaming. Las virtudes de la serie son tales que no hace falta vincularla al estado de conmoción universal que parecen despertar por estos días los incendios en Brasil (afortunadamente Netflix no apeló a ese golpe bajo para procurarse una mayor promoción). Baste apenas mencionar algo que Frontera expone de manera colateral a la tragedia: en la selva del Amazonas, el ecocidio es etnocidio a la vez.

Laura Mora Ortega, directora junto a Ciro Guerra y Jacques Toulemonde Vidal
Laura Mora Ortega, directora junto a Ciro Guerra y Jacques Toulemonde Vidal

Aún sin develar la trama (spoilear, que le dicen), podemos agregar que se trata de un policial original, en el que los elementos novedosos mencionados se conjugan con un esquema que no resigna la estructura más clásica del género: hasta el final nos preguntaremos quién, primero, y por qué, después, cometió los crímenes que motivan la presencia de Helena en la tierra que la vio nacer (su historia es también la historia); y aún cuando vayamos descubriéndolo de la mano de la detective, faltará saber cómo se desencadenará la confrontación con las fuerzas del mal. Aunque se la presenta como una miniserie y no una serie en temporadas, es altamente probable que se imponga una continuación.

Los sitios de películas y series en línea de acceso libre aún no ofrecen los capítulos de Frontera Verde aunque, como suele suceder, será cuestión de días para que quienes no consigan un acceso prestado a Netflix también la puedan disfrutar.

BACK TO TOP