Por algo sería

El ESMAD es una máquina de clase para matar la rebeldía de los pueblos, más claro no canta un gallo. Y sin embargo, todavía hay quienes ante la muerte de un manifestante se atreven a decir: “por algo sería”. [Foto de portada: Rubén Torres, @merbencho]. 

Adiós a la paz

Esta historia se desarrolla en una cárcel, aunque no lo parezca. Más exactamente, en un místico lugar renombrado pomposamente como “Territorio de sueños, siembras, saberes y esperanzas”. Tal vez de manera irónica, fue en medio de aquellas diminutas celdas donde, con una amplitud casi privilegiada, se observó de mejor forma el relato fracasado de nuestra inconclusa paz. Este relato hace parte del número 33 de la Revista Lanzas y Letras.

Movilizarse a riesgo de muerte

A pocas horas de una movilización nacional en contra del masivo asesinato de los líderes sociales y comunitarios en Colombia, hay más dudas que respuestas en el campo popular. ¿Qué harán las izquierdas en medio de esta masacre y de cara a las elecciones locales? ¿Qué será de la Colombia en paz? Un análisis de David Graff publicado por la Fundación Rosa Luxemburgo. [Foto de portada: Colombia Informa].

Misión: Salvar a Bogotá

En Bogotá se perfila una convergencia electoral entre sectores de izquierda, democráticos y algunos autodenominados “de centro”. Su propósito principal es frenar el avance del uribismo-peñalosismo en la capital.  ¿Qué posibilidades se abre para los movimientos sociales y para la izquierda en general? ¿Cómo impulsar liderazgos y programas que defiendan unos intereses auténticamente populares?

¡Para que la alternativa no muera!

La historia del Oriente antioqueño es sinónimo de rebeldía y de represión. ¿Tragedia o farsa? El movimiento cívico ha sabido recrearse generación tras generación con la violenta respuesta de las élites dirigentes. Ahora que la violencia de los poderosos vuelve a prender las alarmas del movimiento popular, vale la pena preguntarse: ¿qué hacer para que la alternativa no muera? [Foto de portada: Paro Cívico en La Ceja de 1977].

“Si resistimos al terror de los noventa, podemos resistir a lo que sea”: Catatumbo, una fotografía de treinta años

Entre el terror y la resistencia, el Catatumbo ha construido y reconstruido la dignidad y la movilización. Sucesos como el Paro Cívico del Nororiente en 1987, presentan una peculiar fotografía: si de un lado el Estado no se cansa de incumplir; del otro lado, las comunidades no se quedan quietas. En medio del cínico estatismo y de la permanente posibilidad está ubicado el Catatumbo. 

BACK TO TOP